domingo, 20 de septiembre de 2009

MIRALEM PJANIC

Dos años le han bastado a Laurent Blanc para acabar con el dominio lionés en el país galo. A su concepto de fútbol ofensivo añadió un gran director de orquesta, Gourcuff. Esta circunstancia coincidió con el declive físico de Juninho y un pequeño bajón anotador de Benzema, la principal baza ofensiva del equipo de Puel. Por ello, no resulta extraño que el título pasara a manos bordelesas. Tras la pérdida de hegemonía en Francia, se anunciaban cambios en la entidad presidida por Aulas y, así, un Juninho ya en el ocaso de su carrera se marchó al fútbol árabe. También ha dejado el país el hasta hace muy poco buque insignia del club, Karim Benzema, tras llenar las arcas del conjunto de Gerland. Aprovechando la venta del joven ariete, han llegado para ponerse a las órdenes de Claude Puel futbolistas como Lisandro López, Gomis, Michel Bastos o Cissokho. Todos ellos vienen a reforzar una plantilla que parecía un tanto acomodada. No obstante, ninguno de estos jugadores puede suplir la baja de Juninho Pernambucano, pero esa es una carencia que puede llegar a subsanarse con la explosión de uno de los jóvenes con más talento del campeonato francés, Miralem Pjanic.

Pjanic
es un mediapunta de extraordinario nivel técnico que también destaca por su duro golpeo de balón con ambas piernas. Inteligente como pocos, sabe donde se encuentran sus compañeros y sus rivales en todo momento y es clarividente en el pase cuando pasea la pelota por la zona de tres cuartos. Poseedor de una magnífica conducción de balón en carrera, se deshace de los jugadores que salen a su pase con un regate tan simple como efectivo. Otro aspecto a destacar es su dinamismo, se mueve constantemente para entrar en contacto con el esférico y poder asumir responsabilidades. Además, es un futbolista vertical, que intenta encontrar el pase rápido a los arietes, por esta cualidad y su mencionado dinamismo se encuentra cómodo actuando como segundo punta. Por su visión de juego y su inteligencia en la lectura del mismo, puede desempeñar sin problemas las labores de mediocentro creador, dirigiendo al equipo desde una posición más retrasada. Otra de sus cualidades es la velocidad, por ello y por su capacidad de desequilibrio también se le ha visto jugando pegado a la banda derecha. Aunque se muestra voluntarioso, debe ser más agresivo en la presión y ayudar al equipo en el repliegue. Si consigue un mayor nivel de constancia en su juego, aparecerá con asiduidad en las alineaciones.

Los primeros años de la vida de Pjanic no fueron nada fáciles, ya que su infancia coincidió con la Guerra de los Balcanes. A causa del conflicto bélico, los padres del pequeño Miralem se vieron forzados a emigrar a Luxemburgo, en busca de una convivencia tranquila. Animado por su padre, un modesto ex delantero, inició su andadura futbolística en un modesto equipo luxemburgués hasta que, a los catorce años, los ojeadores del Metz se fijaron en él para reforzar sus prestigiosas categorías inferiores. Fue escalando peldaños en la cantera del conjunto galo dejando una grata impresión en todos sus entrenadores, por ello, no es extraño que captara la atención de los técnicos de la federación luxemburguesa para integrar sus selecciones inferiores. Llegó a jugar hasta con la sub-19 del combinado centroeuropeo, destacando pese a ser más joven que sus compañeros de selección.

La temporada 2007/2008 es inolvidable para Pjanic. En el regreso del Metz a la Ligue 1, Francis de Tadeo, entrenador de la histórica entidad, dio la manija de un equipo que destacaba por el potencial físico al habilidoso centrocampista bosnio. En lo colectivo, las cosas no podían ir peor, últimos y con escasas opciones de mantener la categoría, pero en el plano personal, Miralem asombraba, semana tras semana, a todos los aficionados del campeonato francés. A inicios de 2008 el descenso del Metz era un secreto a voces y la rumorología sobre el futuro de su jugador más destacado no cesaba. Una vez finalizada la temporada y consumado el descenso, el Metz recibió ofertas de equipos de la talla del Bayern, Inter, PSV, Milán, Barcelona o Liverpool, pero el que logró hacerse con los servicios de Pjanic, tras desembolsar algo menos de ocho millones de euros, fue el, por aquel entonces, reciente campeón Olympique Lyon. Su magnífica temporada causó expectación en Bosnia, cuya federación llamó al mediapunta para defender los colores de su país de origen. Francia también intentó convencerle para vestir la elástica nacional, pero se decantó por representar al país de su padre, Bosnia.

Ya en Gerland, empezó con buen pie la temporada, siendo titular con su nuevo club en el Trophée des Champions, pero la presencia de Juninho y las dudas ofrecidas por el equipo entrenado por Puel, le impidieron gozar de los minutos que él quisiera. La irregularidad del conjunto lionés le privó de revalidar el título, por ello se inició un nuevo proyecto. Con la marcha del capitán brasileño, Pjanic tiene más opciones de entrar con mayor frecuencia en las alineaciones. De momento, está gozando de más minutos en la presente campaña y, recientemente, ha anotado el único gol en la primera victoria de los lioneses en la Liga de Campeones. Este año debe ser el de su consolidación, tanto en su equipo como en la selección.


3 comentarios:

Helion dijo...

En el Lyon los mejores sustitutos para Juninho van a ser Pjanic y Ederson. Al bosnio lo he visto menos, pero apunta alto, me ha gustado en lo poco que lo he visto.

Saludos desde http://ojeadorinternacional.blogspot.com/

Jose Antonio dijo...

llevo algunos meses intentando seguir a este jugador, le veo futuro.

pues ya estas enlazado a mi blog !

sere un asiduo lector

un saludo !

Marc Calduch dijo...

La verdad es que es un pedazo jugador que tras la baja de Juninho sera titular.