lunes, 23 de noviembre de 2009

FER Y WIJNALDUM

No atraviesan un buen estado de ánimo los seguidores del Feyenoord, que, otrora acostumbrado a pelear por los títulos, atraviesa un bache de juego y resultados que se remonta a la temporada 2001/2002, en la que consiguieron conquistar la extinta Copa de la UEFA. Desde ese éxito logrado en su propio feudo, la entidad de Rotterdam se ha apartado de la senda del triunfo y la tradicional exportación de jóvenes talentos no parece seguir el mismo cauce, unas ventas cuyo último exponente ha sido un Royston Drenthe que tampoco ha tenido la trayectoria deseada en la capital española. Las categorías inferiores y la red de ojeadores del club siguen funcionando a un buen nivel, pero los jóvenes valores que se enfundan la elástica del conjunto de De Kuip no tienen el mismo brillo que antaño, entre otras cosas por la poca estabilidad que tiene la entidad desde hace varios años. La situación se ha agravado en las tres últimas campañas, en las que han abandonado las cuatro primeras posiciones de la tabla y no han dado muestras de poder plantar cara a los conjuntos que luchan por el título. Este año, las cosas no parecen variar en exceso y, tras sólo catorce jornadas disputadas, el equipo marcha en la cuarta posición a trece puntos del líder, el Twente dirigido por Steve Mclaren. Desilusionados por no poder festejar muchos triunfos un año más, los aficionados del club de Rotterdam pueden conformarse con la Copa conquistada la pasada campaña y con disfrutar del juego desplegado por dos hombres que, a pesar de su juventud, ya son indispensables tanto en las alineaciones de su equipo como en las de la selección oranje sub-21, Leroy Fer y Georginio Wijnaldum.

28.Fer: 19 años
Fer es un corpulento mediocentro de contención que también puede desenvolverse sin dificultades en el eje de la zaga. Un centrocampista que otorga equilibrio al juego del equipo por su capacidad de adueñarse de la zona medular y desarticular el juego ofensivo del conjunto rival. Muy inteligente, posee grandes conceptos tácticos y es capaz de recuperar infinidad de balones, merced a su inteligencia en la lectura del juego y su impecable colocación sobre el rectángulo. Concentrado durante los noventa minutos, pese a no ser una bala su zancada le posibilita realizar las coberturas en ambas bandas, yendo al cruce con contundencia. Excelso en el juego aéreo, su envergadura le convierte en una referencia en las jugadas a balón parado tanto en defensa como en ataque, entrando con mucha potencia y desde segunda línea, lo que dificulta su marca para los entramados defensivos rivales. Un futbolista pragmático, que identifica a la perfección cuando hay que ser contundente, tanto defendiendo como con el balón en los pies, y cuando se puede trenzar la jugada desde campo propio. Un jugador dotado de un excelente fondo físico, el cual le permite llegar fresco a posiciones ofensivas, para exhibir su fortísimo disparo desde media y larga distancia. Maneja de manera ortodoxa ambas piernas, lo que le asegura la realización de buenos controles y le predispone para asociarse con suma facilidad en carrera. Es un magnífico recuperador, pero su valía no se mide solamente por ser un hombre ancla, sino que acostumbra a descolgarse de posiciones defensivas para participar en la elaboración de las jugadas de ataque de su equipo, siempre realizándolo con mucho criterio y, haciendo gala de su lectura de la situación del encuentro en cada momento del mismo, permutando con un compañero. Su miscelánea de condiciones físicas y técnicas le convierten en uno de los pivotes con más futuro del continente europeo. Empezó a jugar al fútbol en el modesto DWO, club que abandonó a los nueve años para ingresar en la Academia del Feyenoord. En las categorías inferiores del club de Rotterdam fue escalando peldaños hasta que, a finales de 2007, Bert Van Marwijk le dio la oportunidad de debutar con el primer equipo. Ni una semana después, ya había firmado su primer contrato profesional. A partir de ese encuentro se iba a consolidar en la primera plantilla como un jugador que solía tener minutos en las segundas partes. Dada la plaga de lesiones que sufría la entidad de Rotterdam aquella temporada, Van Marwijk ubicó a Fer como lateral derecho, cumpliendo a pesar de su edad y de no ser su posición natural. La pasada campaña, con Gertjan Verbeek en el banquillo, el joven con raíces en las Antillas holandesas adquirió mayor peso en el equipo e incluso fue adaptado a posiciones más avanzadas como la de mediapunta. En la presente campaña ya ha confirmado la regularidad mostrada la temporada anterior y está presente en el once inicial jornada tras jornada. Por lo que respecta al combinado nacional, Fer ha sido internacional en todas las categorías inferiores de la selección holandesa, pero sólo ha conseguido disputar el Europeo sub-17, en el que Holanda no pudo superar ni siquiera la fase de grupos. En la actualidad, es una pieza clave en la selección oranje sub-21, con la que lidera el grupo de clasificación para acudir al Europeo que se disputará en 2011. Aunque teniendo en cuenta su progresión y las declaraciones de Van Marwijk, actual técnico de la selección absoluta neerlandesa y el hombre que hizo debutar a Fer, no se puede descartar que esté en Sudáfrica el próximo verano.

25.Wijnaldum: 19 años
Wijnaldum es un desequilibrante extremo que puede adaptarse a cualquiera de los dos costados. Descarado e incisivo como pocos, le gusta encarar a su par constantemente, con su amplia variedad de recursos técnicos; bicicletas, sombreros, túneles, roulettes, etc. Potente en la arrancada, su cambio de ritmo es de los que causan estragos en las zagas rivales, lo que unido a su salida por ambos perfiles tras el recorte hacen de él un jugador muy difícil de frenar en el uno contra uno. Móvil, se ofrece por todo el frente de ataque en busca de recibir el cuero, ya que necesita estar en contacto permanente con el esférico para que su estela no se difumine. Cuando entra en contacto con el balón en la zona de tres cuartos es sinónimo de peligro, puesto que, al igual que sus centros, sus golpeos con ambas piernas infunden temor a los guardametas rivales, aunque parece adolecer de falta de pegada. Dotado de una buena conducción en carrera, siempre con la cabeza levantada, es muy hábil e inteligente, sabiendo utilizar perfectamente su cuerpo para aguantar los envites del rival y mantener la posesión del cuero. Un futbolista con gran precisión en sus piernas para repartir asistencias que, en ocasiones, cuando siente que sus compañeros no le acompañan, intenta hacer la guerra por su cuenta, equivocándose en la toma de decisiones. Poseedor de una notable visión de juego, se desenvuelve sin problemas en la zona ancha, brillando especialmente en un esquema de tres jugadores en la medular. Desde posiciones más retrasadas está capacitado para organizar el juego ofensivo y llegar desde segunda línea con muchísimo peligro. Dotado de un buen fondo físico, es sacrificado en labores defensivas y presiona con intensidad, por lo que Gertjan Verbeek también le situó como pivote defensivo, donde cumplió con su cometido pero no destacó como lo hacía en zonas más adelantadas del terreno de juego. Sin ser un jugador de gran envergadura, su remates con la testa son dignos de reseñar, ya que tiene una gran potencia en el salto. Formado en la cantera del Sparta de Rotterdam, se debatió hasta su adolescencia entre la gimnasia y el fútbol. En edad cadete, los ojeadores del Feyenoord se fijan en él y consiguen incorporarle a sus categorías inferiores. Fue quemando etapas y con tan solo dieciséis años ya consiguió debutar en la Eredivisie. La siguiente campaña tuvo algo más de protagonismo, entrando como revulsivo en varios partidos. Pero, sin duda alguna, su consolidación llegó la temporada pasada. Empezó a entrar en las alineaciones por la sanción de De Guzmán, pero, tras expirar ésta, su versatilidad y capacidad de desequilibrio le bastaron para conseguir plaza fija en el once inicial, siendo uno de los jugadores más destacados del equipo a lo largo de la temporada. Su trayectoria con el combinado nacional neerlandés transcurre paralela a la de Fer, negándole el destino la oportunidad de demostrar su valía en un gran certamen de promesas. Ahora, es uno de los líderes de la selección sub-21 y sueña, gracias a su polivalencia, con dar el salto a la escuadra de Van Marwijk.


2 comentarios:

Helion dijo...

Interesantes jugadores. El Feyenoord está sacando algunas perlas que quizás hacen que en un par de años se empiece a recuperar un buen nivel.

Saludos desde http://ojeadorinternacional.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Y estos 2 son la punta del iceberg. Sin ir más lejos, ayer el Feyenoord jugó con los siguientes chavales de titulares, además de Fer y Wijnaldum: Darley, portero (19); Schenkeveld (18), lateral derecho/central; Leerdam (19), lateral/centrocampista por ambas bandas; Bruins (22), centrocampista ofensivo; Biseswar (21), extremo. En el banquillo tenía a de Vrij (17), central/lateral derecho; y Castaignos (17), delantero.
Ojalá que en unos años todos estos y alguno más que viene por abajo pegando fuerte vuelvan a llevar a mi Feyenoord arriba!!