miércoles, 7 de septiembre de 2011

DANILO

Cafú, Maicon o Dani Alves son solamente algunos ejemplos de laterales diestros que triunfaron o triunfan en el fútbol europeo. Y es que el país carioca parece una fábrica especializada en exportar grandes defensores capaces de subir y bajar el flanco derecho sin descanso. El último de ellos puede ser Danilo Luiz da Silva.

Danilo es un lateral de largo recorrido y marcada vocación ofensiva que destaca por su buen hacer cuando se interna en campo contrario. Muy resistente en el apartado físico, sube y baja la banda de manera incansable durante los noventa minutos sin descender ni un ápice su nivel de intensidad. Un jugador dúctil, capaz de adaptarse a cualquiera de las posiciones del carril diestro y también a desempeñar las funciones de pivote. Inteligente a la hora de doblar a su compañero de banda, surte de precisas asistencias desde la banda a los atacantes pero no está exento de criterio para finalizar las jugadas merced a su sangre fría en la definición.

Potente en la zancada, posee un excelente golpeo con ambas piernas y no renuncia a batir al portero con la potencia y colocación de sus disparos. Siempre deseoso de dar rienda suelta a su ímpetu ofensivo, selecciona de manera correcta sus subidas pero debe progresar en el apartado táctico y progresar a la hora de efectuar algunas maniobras como la basculación. Técnicamente bien dotado, su conducción del cuero es excelente y, aunque gana la línea de fondo con facilidad, no rehúsa aparecer en posiciones centrales para enviar eficaces pases interiores. Un lateral versátil, un chico que siempre “quiere estar cerca del gol” y darle “un sello personal” a sus acciones.

Nacido el 15 de julio de 1991 en Bicas, Danilo comenzó a destacar en el panorama futbolístico enrolado en las categorías inferiores del América Mineiro, club con el que debutó en la primera plantilla a finales del año 2009. Su irrupción fue fulgurante y pese a su juventud pronto se convirtió en uno de los jugadores más destacados del equipo, ayudando a su equipo a conseguir el ascenso a la categoría de plata del balompié brasileño. Sus extraordinarias actuaciones en el Campeonato Mineiro (Competición Estadual de la región de Minas Gerais) provocaron que el Santos le incorporase a sus filas el pasado verano.

En el Peixe continuó su progresión y adquirió experiencia compartiendo vestuario con dos de los jóvenes más talentosos del país carioca como Ganso y Neymar. Precisamente junto a éste último se proclamó campeón de Sudamérica en categoría sub-20 a principios de este año en Perú. Eclipsado mediáticamente por los goles del talentoso atacante y las jugadas inverosímiles de Lucas, el rendimiento de Danilo también fue clave para otorgar ese punto de sorpresa al ataque del combinado verdeamarelho.

Después de desenvolverse con gran brillantez en el carril diestro de la zaga, regresó al club paulista para volver a ocupar la línea de volantes con excelente rendimiento. Además de vivir un momento dulce en el plano personal, los logros colectivos también le acompañaron ya que añadió a su palmarés la consecución de la Copa Libertadores, contribuyendo decisivamente con el primer gol de su equipo en el partido de vuelta de la final.

Sus excelentes actuaciones en el máximo escaparate del continente sudamericano provocaron que el Benfica iniciase una dura negociación con el Santos para conseguir su traspaso. Así, tras un duro tira y afloja con el club lisboeta casi todo estaba acordado para que Danilo desembarcase en Da Luz. Sin embargo, apareció el Oporto en escena para torpedear la operación y, tras desembolsar trece millones de euros, se aseguró los servicios del talentoso futbolista hasta 2016.

Tras cerrar la operación con el club portugués, Danilo se incorporó a la concentración del combinado brasileño sub-20 para intentar proclamarse campeón mundial de esa categoría en tierras colombianas. Allí, junto a los goles del delantero del Sao Paulo Henrique, la aportación del nuevo jugador del Oporto fue decisiva para que la Seleçao se proclamase vencedora de un certamen que ha visto coronarse a grandes estrellas del fútbol mundial. Pese a la preferencia del precoz futbolista de ocupar el centro del campo, a las órdenes de Ney Franco ha vuelto a desempeñarse en el carril diestro de la zaga. Una variante táctica que le otorga un plus de experiencia y versatilidad.

Parangonado continuamente en su país con Maicon y Dani Alves, Danilo huye de las comparaciones y afirma en tono jocoso que “como defensa se sufre mucho”. Ambicioso y profesional, está preparado para afrontar los grandes desafíos e intentar proclamarse campeón del mundo de clubes con el Santos antes de incorporarse a la disciplina del Oporto. No será sencillo, así como su desembarco en Europa rumbo a un conjunto que viene de ganarlo casi todo la pasada campaña. Aún así, Danilo sabe que puede ganarle el puesto a cualquiera y pretende ser en Portugal “una estrella como la que Hulk ya es”.

2 comentarios:

Ismael dijo...

Fantastico post! Es el lateral con mayor proyección en Brasil de largo.
Te he agregado y te he puesto en mi lista de blogs, un saludo!
http://laesenciadelgol.blogspot.com/

David J. Pereira dijo...

Boas!

Devo dizer que gosto imenso deste blogue!

Podem adicionar os meus aos vossos links? Eu prometo que retribuo :p

http://davidjosepereira.blogspot.com/

Saudosos cumprimentos!