martes, 1 de septiembre de 2009

SIMON KJAER


Hace poco más de un año, comenzaban los partidos de clasificación para el Mundial. Tras el sorteo de grupos, el A resultaba uno de los más igualados, tras quedar encuadradas en él las dos potencias escandinavas, Suecia y Dinamarca, y la selección de Portugal. Antes de comenzar los partidos, muchos opinaban que el primer puesto sería para los lusos y el otro billete para Sudáfrica se lo disputarían los nórdicos. Sin embargo, la actualidad es bien distinta, ya que suecos y portugueses se encuentran momentáneamente fuera de la cita mundialista. Por contra, los daneses lideran con autoridad el grupo y pueden dejar muy tocados a los lusos si les vencen en el enfrentamiento directo que se celebrará el 5 de Septiembre. Lo más sorprendente de este grupo no es que Dinamarca lo lidere con comodidad, sino que la segunda posición la ocupa Hungría. Los húngaros ya están hartos de vivir de un pasado glorioso, en el que contaban con una selección poderosísima formada por jugadores de la talla de Puskas o Albert, y quieren clasificarse con un grupo de jugadores desequilibrantes en el plano ofensivo como Huszti y Hajnal, aunque será difícil, puesto que detrás del combinado magiar vienen bloques muy potentes como el sueco y el portugués. La única plaza casi segura que hay en este grupo es la danesa, ya que únicamente tienen que mantener la ventaja de siete puntos en los cuatro partidos restantes. Después de no asistir a la Eurocopa de 2008, el conjunto dirigido por Morten Olsen aumentó la incertidumbre sobre su rendimiento con el empate ante los húngaros en Budapest, pero disipó todas las dudas con el triunfo in extremis en Lisboa. Una de las claves del buen momento que atraviesan los daneses es la seguridad defensiva, ya que sólo han encajado dos goles en los seis partidos de la fase de clasificación que han disputado hasta el momento. El partido que tuvo lugar en Solna ante Suecia, hace escasamente tres meses, sirvió para comprobar la impenetrabilidad de la zaga danesa. Pero lo mejor para Dinamarca no es el buen momento que atraviesa su zaga, sino el gran futuro que le augura, ya que la pareja de centrales que contribuyó a dejar la portería a cero en tierras suecas tiene una media de edad inferior a los 22 años. El más 'veterano' era el red Daniel Agger y el de menor edad era Simon Kjaer, que pese a debutar con la selección absoluta danesa en ese partido, ayudó a frenar a Zlatan Ibrahimovic.

Kjaer es un espigado central que destaca en el juego aéreo, en el que es un referente en ambas áreas. En el plano defensivo se coloca de manera correcta para defender las jugadas a balón parado y hace gala de su planta y su gran capacidad de salto para despejar los envíos del rival. En el apartado ofensivo, sabe moverse bien para complicar su marca al defensor y busca el balón para peinarlo o intentar anotar con su potente remate de testa. Su altura le resta velocidad, pero es una carencia que subsana, en gran medida, con su buena capacidad de posicionamiento. A pesar de su juventud, no se corta a la hora de ordenar a sus compañeros más veteranos y por ciertos detalles, como su decisión a la hora de ir al cruce, tiene aires de auténtico mariscal. Por su presencia física, no duda ni un ápice en ir al choque, saliendo victorioso incluso ante arietes que basan su juego en el contacto físico. Un zaguero concentrado durante los noventa minutos, que no duda en hacer la cobertura al lateral de su zona, siempre que este último es rebasado por el atacante. Es, además, un defensor que destaca en la marca, ya que puede llegar a ser muy correoso cuando se le encomienda un marcaje al hombre. Con mucha sangre fría cuando defiende en superioridad numérica con el ataque rival, debe contemporizar mejor cuando su equipo se vea sorprendido a la contra. Respecto a la salida de balón se defiende, aunque no es un experto en ella, simplemente sabe elegir cuando se puede buscar a un compañero en corto y cuando hay que evitar complicaciones y enviar el balón en largo.

Simon Kjaer empezó su andadura futbolística en el AC Horsens, club de su ciudad natal. Estuvo varios años en la cantera del mencionado club, hasta que el Midtjylland, modesto equipo de la primera división danesa, se fijó en él para dar un salto de nivel en sus categorías inferiores. No tardó en destacar, brillando sobremanera y contribuyendo a que su club lograra clasificarse para la extinta copa de la UEFA. Su magnífica campaña en el Midjtylland, unidas a las buenas actuaciones con la elástica de las categorías inferiores de la selección danesa, suscitaron el interés de clubes importantes tanto a nivel nacional como internacional. El Real Madrid fue uno de los que mayor empeño puso en su contratación y lo cierto es que estuvo muy cerca de llegar a la capital madrileña. La intención del club 'merengue' era incorporarle al Castilla para su posterior ascenso al primer equipo. El conjunto danés quiso aprovecharse del potencial económico del club de Concha Espina, pero la operación se fue al traste, ya que los blancos no estaban dispuestos a pagar más de tres millones de euros por un futbolista que jugaría en el segundo equipo. La opción de llegar a la Liga española se desbarató, pero, tras su gran año, no le iban a faltar propuestas para salir de Dinamarca.

El Palermo, que en estos últimos años se está especializando en contratar a jóvenes promesas, cómo así lo atestiguan las incorporaciones de Abel Hernández, Mchedlidze o Pastore, se hizo con sus servicios tras pagar una cantidad cercana a los cuatro millones de euros. En la ciudad siciliana, al principio, lógicamente, vivió una fase de adaptación al campeonato italiano, que le tuvo en el banquillo durante casi toda la primera vuelta. Finalizando ya el primer tramo de la competición, Kjaer se hizo con un puesto en el once, que conservaría hasta el final del campeonato, en parte por el positivo de Carrozierri, su principal competencia en el eje de la zaga. Lo cierto es que Ballardini encontró una gran pareja de centrales en Bovo y el joven danés, lo que influyó en el buen tramo final de liga realizado por el conjunto rosanero. Con la nueva temporada y la llegada de Walter Zenga, el nuevo técnico, Kjaer ha conservado su puesto en la alineación, pese a la llegada del zaguero rumano Goian. A nivel de selección, tras finalizar la pasada temporada, debutó en la selección absoluta y lo más probable es que no sea su única internacionalidad.

4 comentarios:

Helion dijo...

Es un jugador que me gustó bastante en la primera parte que vi del Palermo - Napoli. Me parece un buen defensor, que sabe aguantar la posición cuando le encaran y que roba bastante bien el balón. Aunque vio una amarilla porque Lavezzi se iba solo y si no lo paraban marcaría, me fijé en este jugador al que quiero ver algo más.

Saludos desde http://ojeadorinternacional.blogspot.com/

Ramón Gómez Rial dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Iván Álvarez dijo...

@Ramón Gómez Rial
Gracias por el elogio al blog, aunque, sinceramente, no soy merecedor de tus loas. Coincido contigo en que es un buen central, si el Palermo consigue retenerle, el equipo lo notará en pocos años. También hay que destacar en el equipo siciliano a jóvenes como Pastore o Cavani y a jugadores experimentados del calibre de Miccoli y Rubinho.

Respecto al intercambio de links, claro que acepto.
Espero que sigas entrando en este humilde blog.
Saludos.

juanjo dijo...

Hola, muy buenas. A mí también me gusta tu blog. Es uno de los jugadores que llevan ya un tiempo llamándome la atención este Kjaer. Tiene un futuro fabuloso, veremos si lo aprovecha bien.
un saludo, espero verte por mi blog