viernes, 14 de agosto de 2009

CARLOS EDUARDO


Desde hace varios años, el fútbol es un deporte en el que prima lo financiero. Casos como los de Gerrard, Raúl, Puyol o Totti, futbolistas que juran lealtad eterna a su club de formación, están en peligro de extinción. El jugador va al club que más le pague o al que tenga más opciones de ganar títulos. La Premier League ha sido capaz de colocar a tres equipos en las semifinales de la Liga de Campeones y en esta situación juega un rol muy importante la inyección económica de los magnates. Dietmar Hopp, multimillonario del sector informático, fue jugador del Hoffenheim en su juventud y, desde 1999, es el presidente de esta entidad alemana. Cogió el club en la regional germana y, a golpe de talonario, consiguió llevarlo a la Bundesliga en nueve años. Cuando se encontraba en la división de plata del fútbol alemán, el equipo necesitaba un golpe de efecto para conseguir el último y definitivo ascenso. Por ello, contrató a una de las mayores promesas brasileñas, Carlos Eduardo. Este chico venía de realizar una gran Copa Libertadores y, consecuencia de ello, suscitó el interés de equipos de la talla de Inter, Oporto o PSG. Pero, sorprendentemente, escogió a este club, que por aquel entonces militaba en la segunda división germana y que ofrecía más dinero al joven brasileño. Carlos Eduardo arriesgó en su decisión pero consiguió ascender a su equipo y convertirlo en la revelación de la Bundesliga la pasada campaña.

Carlos Eduardo es un mediapunta de escandoloso nivel técnico, rápido, con una estratosférica conducción de balón en carrera y una gran visión de juego, que le capacita para dar ese último pase que sólo saben enviar los grandes jugadores. Es de esos futbolistas que necesitan estar en contacto permanente con el cuero, porque si no lo hacen se diluyen y su luz se apaga. Un jugador al que es muy difícil arrebatar el balón, ya que a su gran catálogo de pases, añade un buen repertorio de regates propios de los artistas del balón. Además de un fenomenal asistente, tiene gol, ya que posee un preciso disparo con su pierna izquierda, que le hace un consumado especialista ejecutando golpes francos, como así lo demuestran los ocho tantos conseguidos la pasada campaña. A pesar de su juventud, es un futbolista con la cabeza fría, ya que sus compañeros lo buscan cuando el rival realiza una presión intensiva. Su gran defecto es que, en ocasiones, conduce el balón en exceso y es un poco individualista.

Como la mayoría de los futbolistas brasileños, creció en el seno de una familia humilde. Empezó a dar sus primeras patadas a un esférico en un equipo de fútbol sala de Aljuricaba, su pueblo natal. Con apenas quince años, cambió las pistas por los campos de fútbol e ingresó en la prestigiosa cantera del Gremio, de la que han salido mediapuntas del nivel de de Ronaldinho o Anderson. El 20 de Enero de 2007, Mano Menezes, técnico del Gremio por esas fechas, le dio la oportunidad de debutar ante el Sao José en el Campeonato Gaucho. A partir de ahí, se hizo indiscutible en las alineaciones de su equipo, jugando como segundo punta escorado a la banda izquierda, y fue pieza clave en la conquista del Campeonato Estadual y en el subcampeonato cosechado en la Copa Libertadores, en la que sólo Boca Juniors impidió que el Gremio se coronara cómo rey de América. Su gran año llamó la atención del seleccionador sub-20 brasileño, que le convocó para acudir al Mundial de Canadá en esa categoría. Brasil tenía un gran bloque y Carlos Eduardo tuvo que conformarse con ver desde el banquillo el triste campeonato realizado por los verdeamarelhos, que cayeron en octavos de final ante el combinado español.

Tras la disputa del Mundial sub-20, el Hoffenheim llamó a su puerta y, atraído por el proyecto ambicioso de Dietmar Hopp y la buena oferta económica, comenzó su trayectoria en el continente europeo. La primera campaña salió tal y cómo se había previsto, se consiguió ascender a la máxima categoría del fútbol alemán y Carlos Eduardo se convirtió en el motor del equipo. Ya en la Bundesliga, el Hoffenheim, dirigido por la perla brasileña desde la posición de mediocentro, se convirtió en la revelación, al liderar el campeonato durante casi toda la primera vuelta. Pero la lesión de su máximo artillero, Vedad Ibisevic, pesó como una losa en el equipo y el conjunto dirigido por Ralf Rangnick entró en una crisis de resultados que le dejó fuera de las competiciones europeas. Finalmente tuvieron que conformarse con la séptima plaza, que no está nada mal para un recién ascendido.


3 comentarios:

Carlos dijo...

Carlos Eduardo es buenísimo, lo veo preparado para dar el salto a un grande, quizas donde mejor encajaría es en el Arsenal que está de capa caída y necesita como agua de Mayo jugadores determinantes, tiene mucha calidad pero pocos jugadores determinantes y Carlos Eduardo lo es.
Bueno tío que vaya bien!
www.futbolmarcador.blogspot.com
este es mi blog por si te quieres pasar, también voy poniendo jovenes promesas. Si quieres podemos afiliarnos, yo pongo tu blog en el mio y tu en el tuyo y así nos ve un poco de más gente. Un saludo!

Carlos dijo...

Carlos Eduardo es buenísimo, lo veo preparado para dar el salto a un grande, quizas donde mejor encajaría es en el Arsenal que está de capa caída y necesita como agua de Mayo jugadores determinantes, tiene mucha calidad pero pocos jugadores determinantes y Carlos Eduardo lo es.
Bueno tío que vaya bien!
www.futbolmarcador.blogspot.com
este es mi blog por si te quieres pasar, también voy poniendo jovenes promesas. Si quieres podemos afiliarnos, yo pongo tu blog en el mio y tu en el tuyo y así nos ve un poco de más gente. Un saludo!

Carlos dijo...

Tiene técnica y ha sido de lo mejor de la pasada bundesliga, no me extrañaria que los que antes quisieron contratarle, ahora pongan mas empeño.

historiaspcf.blogspot.com