sábado, 17 de octubre de 2009

FC PORTO

EN CONSTANTE RENOVACIÓN
Dominadores en Portugal desde hace años, encuentran una barrera infranqueable en los cuartos de final de Champions League desde que Mourinho les llevara a la gloria. Precisamente tras ese éxito, la plantilla comenzó un proceso de venta de sus jugadores más destacados que llega hasta nuestros días. Así, han abandonado la disciplina lusa, rumbo a campeonatos de mayor nivel, futbolistas de la talla de Ricardo Carvalho, Deco, Diego, Quaresma, Pepe, Anderson, Bosingwa, Lucho González o Lisandro López. También han dejado el club jugadores que ofrecieron un gran rendimiento durante su etapa en él, tales como Paulo Ferreira, Costinha, Seitaridis, Maniche, Assunçao, Derlei o Hugo Almeida. Todas estas ausencias supondrían un gran bajón de nivel, pero es algo que no sucede en la entidad portuaria, debido al acierto a la hora de reforzar la plantilla. Un acierto basado en el mimo a las categorías inferiores del club y, sobre todo, a una extensa red de ojeadores, que permite la llegada a la entidad lusa de jóvenes talentos a precios irrisorios. Así, el proceso de compra y venta de jugadores es una tendencia que parece no tener fin en la ciudad norteña, dada la ambición de las jugadores en el mundo futbolístico actual. Esto provoca, en algunas ocasiones, mal juego colectivo durante el tramo inicial de la temporada. La pasada campaña el equipo perdió a piezas clave como Bosingwa, Assunçao y Quaresma, bajas que originaron una crisis de fútbol en los dragoes. Sin embargo, la situación pudo subsanarse con las eclosiones de Fernando y Hulk, tornándose el club portugués en la revelación de la Champions League. Este verano, la historia se ha vuelto a repetir, ya que han abandonado la disciplina de la entidad lusa pilares como Lucho González o Lisandro López, además del galo Cissokho, que sólo ha durado seis meses en el equipo. Para cubrir sus ausencias han llegado jugadores como Álvaro Pereira, Belluschi o Falcao, jugadores sin experiencia en el campeonato portugués que tendrán la difícil misión de seguir encandilando a una afición a la que sus antecesores han dado muchas alegrías. Sportig de Lisboa, Benfica e incluso un Sporting de Braga al alza prometen dar guerra al campeón luso, pero los de Jesualdo Ferreira muestran, año tras año, una competitividad aplastante con la que esperan continuar festejando títulos. Por el momento, la Liga Sagres está comandada por el Sporting de Braga, pero tras la experiencia de años anteriores, todos saben que lo importante viene en el tramo final del campeonato.

EL OPORTO, UNO A UNO


1. Helton: 31 años
La irregularidad hecha portero. Esta frase es la que mejor le podría definir y casi la peor que se le puede decir a un portero. Dotado de unos buenos reflejos y una agilidad felina, es capaz de realizar intervenciones muy plásticas pero también de transformar en goles balones propicios para el blocaje. Todo un mar de dudas en el juego aéreo, donde no suele acertar en las salidas. Sus numerosos fallos cuestan varios goles al Oporto a lo largo de la temporada. Tras dos buenas temporadas en el Vasco de Gama, llegó al Uniao de Leiria, donde siguió con su buena línea. Por ello, fue firmado por el Oporto, entidad en la que se ha mostrado tremendamente imprevisible Sorprende que siga conservando la titularidad con la llegada de Beto.


13. Fucile: 25 años
Otro de los aciertos de la secretaría técnica del club luso. Lateral equilibrado, difícil de desbordar en el uno contra uno, irrumpe con criterio en posiciones ofensivas, generando mucho peligro cuando hace las superioridades con el extremo de su banda. Es correoso en la marca y, cuando se interna en campo contrario, surte de buenos centros a los delanteros desde la zona de tres cuartos. Además, gracias a su correcto manejo de ambas piernas, es un zaguero capaz de actuar por ambos costados. Llegó procedente del Liverpool de Montevideo, sin tener mucho nombre en el panorama europeo, y desde entonces, siempre que las lesiones le respetan, es un fijo en el entramado defensivo de los de Jesualdo Ferreira.


14. Rolando: 24 años
Espigado central dominador de juego aéreo, que le convierte en un referente en el las jugadas a balón parado de ambas áreas. Sin embargo, se siente incómodo jugando con la línea defensiva adelantada por sus carencias de velocidad y sufre muchísimo cuando se enfrenta a delanteros habilidoso por su falta de cintura. La pasada campaña fue uno de los más criticados en el tramo inicial de campeonato, mostrándose muy inseguro, pero, siguiendo la tónica del equipo, incrementó su nivel alcanzando un buen nivel de compenetración con Bruno Alves. Internacional en categorías inferiores con el combinado nacional luso, su buen final de temporada provocó que fuera convocado por Carlos Queiroz para la selección.


2. Bruno Alves: 27 años
El mejor central del campeonato portugués y uno de los mejores de Europa. Concentrado durante los noventa minutos, es disciplinado tácticamente y realiza las coberturas al lateral de su zona. Bruno tiene una buena estatura, que le posibilita ser una referencia en el juego aéreo de ambas áreas, una óptima colocación sobre el campo y un buen nivel técnico que le facilita una aseada salida de balón desde atrás. Además, es un jugador contundente y fibroso, lo que le permite salir airoso cuando va al choque. Actualmente es un magnífico defensor, pero nadie le ha regalado nada en este deporte. Debutó en el Oporto hace diez años, pero tuvo que ganarse un sitio en el club de su ciudad natal mediante cesiones para demostrar su valía. Así, encadenó varias, incluida una temporada en el AEK con su hermano Geraldo, hasta que en 2005 regresó para ocupar el puesto que hoy desempeña.

15. Álvaro Pereira: 23 años
Lateral de largo recorrido que aparece con bastante frecuencia en posiciones de ataque. Es un interior izquierdo reconvertido a lateral, con algunas lagunas en el apartado defensivo que suele subsanar con su gran fondo físico, el cual le permite subir con frescura la banda en los últimos minutos del partido. A sus veinticuatro años es todo un trotamundos del fútbol; debutó en el Miramar Misiones uruguayo, el club que le forjó como jugador, después emigró a Argentina para firmar por el Quilmes. Continuó con su trayectoria en Argentina pasando por el Argentinos Juniors para, un año después, comenzar su andadura en Europa con el Cluj rumano. Sus buenas actuaciones en Rumanía llamaron la atención del Oporto, club que se hizo con sus servicios este verano. En la actualidad es un habitual tanto en las alineaciones de su club como en las de su selección.

25. Fernando: 22 años
El auténtico hombre escoba de este equipo. Barre todo el juego ofensivo del conjunto rival, convirtiéndose en amo y señor de la zona ancha. Un compendio de virtudes físicas que no está exento de inteligencia táctica, recuperando también balones por su buen posicionamiento. Bien secundado por Meireles en las labores de contención, es capaz de interceptar infinidad de envíos del equipo contrario escudándose en su extraordinario fondo físico. El Oporto le incorporó a su disciplina cuando militaba en las filas del modestísimo Vila Nova brasileño. A su llegada a Portugal se encontró con Paulo Assunçao en su puesto y, dada su inexperiencia en Europa, se acordó una cesión con el Estrela Amadora para foguearse en Portugal. Tras expirar la cesión y con Assunçao ya en el Atlético, se ganó un sitio en el once. En la primera vuelta fue el blanco de muchas críticas, pero su final de temporada fue magnífico, siendo clave en el buen funcionamiento colectivo y firmando grandes exhibiciones en el Vicente Calderón y en Old Trafford.

3. Raúl Meireles: 26 años
El centrocampista más completo del equipo. Meireles ayuda a Fernando en la presión, se ofrece cuando su equipo tiene la posesión de balón, no rehúsa las tareas de creación del juego ofensivo y, además, tiene fuelle para llegar a posiciones de gol. Posee un fortísimo disparo desde media y larga distancia y es capaz de anotar también por medio de sus precisos testarazos. Un buen futbolista de equipo que, en ocasiones, es infravalorado por su poca vistosidad. Debutó como profesional en el Boavista y, tras una cesión para adquirir experiencia en el Aves, explotó en el club del barrio de Oporto. Su buena temporada llamó la atención de Pinto da Costa, máximo mandatario del FC Porto, quien consiguió su traspaso en el verano de 2004. Desde entonces ha ido ganando protagonismo en el equipo hasta, con la marcha de Lucho González, convertirse en el jefe de la medular.


7. Belluschi: 26 años
Mediocampista de buen nivel técnico capacitado para asumir las labores de organizador del juego ofensivo. Dotado de una gran inteligencia en la lectura de juego, se sacrifica en la presión cuando su equipo no tiene la posesión del cuero, algo que parece condición sine qua non para ocupar la medular en el equipo de Jesualdo Ferreira. Es rápido de movimientos y también puede desenvolverse a la perfección escorado a la banda derecha. Dio sus primeros pasos como profesional en el Newell's Old Boys, destacando y consiguiendo su traspaso a River Plate. En Buenos Aires, pese a algunos visos de irregularidad en su rendimiento, continuó con su progresión. A finales de 2007, el Olympiakos se fijó en él para reforzar su plantilla y, tras año y medio lleno de éxitos a nivel local en el país heleno, ha llegado este verano a Portugal para sustituir a su compatriota Lucho González.


12. Hulk: 23 años
Atacante que destaca por descomunal potencia, por la que es capaz de dejar atrás a los defensores que salen a su paso. No es elegante en el regate, pero tiene una gran capacidad de desequilibrio con su potente conducción de balón en carrera. Sus slaloms infunden temor a cualquier zaguero y puede fabricar una ocasión de gol de la nada, aunque a veces las desperdicia por su falta de generosidad en el área rival o por su excesiva verticalidad. Además, posee un fortísimo disparo desde larga distancia, que le capacita para ejecutar los golpes francos lejanos al marco contrario, garantizándole un buen número de tantos por campaña. Su historia es un tanto curiosa; formado en la cantera del Vitoria de Bahía, estuvo a prueba en varios clubes portugueses, pero fue descartado por problemas de sobrepeso. Poco después, decidió emprender su aventura asiática, enrolándose en las filas del Kawasaki Frontale, pero su adaptación no fue la deseada y fue cedido al Consadole Sapporo. Allí tampoco exhibió su mejor versión y, a pesar de sus discretas estadísticas, llamó la atención del Tokyo Verdy. En la capital nipona se salió, anotando 37 goles en una sola temporada. El Oporto, conocedor de sus escandalosas cifras, se lo trajo a Portugal. Le costó entrar en las alineaciones, ya que el esquema de Jesualdo Ferreira sólo contaba con un ariete, pero el veterano técnico luso modificó el dibujo para dar entrada al joven carioca, que explotó en la segunda vuelta de la temporada.


10. C. Rodríguez: 24 años
Extremo veloz, incisivo e incansable durante los noventa minutos. Es muy osado y siempre trata de buscar huecos en la zaga rival cuando ésta se cierra atrás. No es un dechado de técnica, pero es capaz de desequilibrar con su regate en carrera, apoyado por una buena conducción del esférico. Puede jugar por el centro, por detrás de un ariete de referencia, pero brilla más pegado a la línea de cal, donde exhibe su facilidad para enviar centros que vienen como anillo al dedo a los buenos cabeceadores. Producto de la cantera del Peñarol, comenzó su trayectoria en Europa defendiendo los colores del PSG. En la capital francesa no demostró toda su valía, pero el Benfica apostó por él y, en el club lisboeta, volvió al nivel exhibido en su país. Un año después, se enroló en las filas del FC Porto, considerándose su traspaso una traición en el seno de las 'águilas'.

9.Falcao: 23 años
Se trata de un ariete que aúna magníficas condiciones físicas y técnicas. Es capaz de superar a los zagueros por velocidad, no está exento de técnica y, aunque apenas llega al metro y ochenta centímetros, domina el juego aéreo por su gran capacidad de salto. Un delantero con mucha sangre fría, que cuenta con numerosos recursos en la definición cuando se halla en el área rival. Posee un buen disparo con la derecha, pero también utiliza su pierna izquierda cuando la ocasión así lo requiere. Destaca siendo el referente ofensivo de su equipo, pero también puede desenvolverse un poco más atrás y siempre aporta en el apartado defensivo, ya que se sacrifica en la presión en la salida de balón de la zaga rival. Desde adolescente, en River Plate siempre han esperado mucho de él, pero una grave lesión de rodilla amenazó con truncar su progresión. Ya recuperado, pudo demostrar toda su valía y este verano, sumida la entidad rioplatense en una profunda crisis deportiva e institucional, decidió cruzar el charco para dar un salto en su carrera

24. Beto: 27 años
Guardameta dotado de buenos reflejos que sobresale por su magnífica agilidad. Muy elástico, es capaz de despejar potentes disparos que van directos a la escuadra, firmando espectaculares intervenciones. En la actualidad, los porteros deben saber defenderse con los pies, algo de lo que Beto puede presumir, merced a su correcto manejo de ambas piernas. Lo que sus críticos le achacan es su corta envergadura, aunque está capacitado para controlar el juego aéreo, gracias a su potente salto. También se le achaca la búsqueda del lucimiento personal en determinadas intervenciones, pero lo cierto es que rara vez ha encajado algún gol por este motivo. Producto de la Academia de Alcochete, centro de formación del Sporting de Lisboa, no encontró sitio en el club lisboeta y pasó por varios clubes muy modestos como el Casa Pia, CD Chaves, donde meditó retirarse del fútbol por la falta de minutos. Recuperó la ilusión en el Marco, gozando de oportunidades para exhibir su valía y llamando la atención del Leixoes. Su primer año en Matosinhos no puede ser mejor, ya que se hace dueño de la portería y consigue el ascenso a la máxima categoría del fútbol luso. En su primera campaña en la élite del fútbol portugués ya muestra destellos de su valía, pero será la 08/09 su gran temporada. Coincidiendo con el buen momento colectivo, Beto se consolida y es elegido mejor portero de la Liga Sagres, llegando a ser convocado por Carlos Queiroz. Su salida rumbo a entidad de mayor prestigio parecía un hecho y, este verano, fue contratado por el Oporto, donde inexplicablemente se ve relegado a la suplencia por Helton.

33. Nuno: 35 años
Espigado y experimentado cancerbero que atraviesa el ocaso de su carrera. De su mejor etapa, en la que llegó a ganar el Trofeo Zamora defendiendo el arco del Mérida, prácticamente sólo conserva la jerarquía con la que ordena a su zaga. Ya no da garantías de esa seguridad que mostraba cuando salía para atajar los balones aéreos y, ni mucho menos, realiza esas paradas a bocajarro, haciendo gala de unos reflejos extraordinarios. En definitiva, no es ni la sombra de ese guardameta que demostraba un gran aplomo en la liga española siempre que gozaba de ocasión para hacerlo. Desde bastante joven destacó en la porteria del Vitoria de Guimaraes, lo que le valió para llegar al Superdepor, donde Songo'o le robaba el protagonismo. Por ello, tuvo que mostrar su valía por medio de cesiones al Osasuna y al Mérida. Tras regresar de Pamplona, fue traspasado al Oporto, incluido en el fichaje de Jorge Andrade por el cuadro gallego. En Portugal se volvió a encontrar con la misma situación que en Coruña, ya que Vitor Baia le impedía jugar. Nuevamente hizo las maletas y emigró a Rusia, para disponer de minutos en el Dinamo de Moscú. Dos años después, previo paso por el CD Aves, regresó al Oporto, donde parece que colgará los guantes.


21. Sapunaru: 25 años
Espigado lateral que, por su complexión física, también puede desenvolverse en el eje de la zaga. Un defensor rocoso, al que le gusta arrebatar el cuero a su marcado por medio de la anticipación. Tiene zancada, pero sufre carencias de velocidad que le hacen sentirse incómodo cuando se enfrenta a atacantes rápidos. Por su talla, es una buena ayuda a la hora de defender jugadas a balón parado y un peligro para el conjunto rival cuando se suma al ataque en las faltas laterales y saques de esquina. Cuenta con criterio para incorporarse al ataque, pero no acostumbra a subir la banda con mucha frecuencia a lo largo del encuentro. La temporada pasada gozó de oportunidades por las bajas en defensa sufridas por el cuadro luso, pero estuvo muy lejos del nivel mostrado en Bucarest.

22. Miguel Lopes: 22 años
Lateral de marcado perfil ofensivo con algunas deficiencias en el apartado defensivo. Su demarcación original era la de interior diestro, de ahí su buen hacer cuando aparece en la zona de tres cuartos. Un futbolista vertical, que aparece por sorpresa en campo contrario causando estragos en la zaga rival, especialmente cuando hace el dos contra uno con su compañero de banda. Se suma con criterio al ataque, aprovechando su habilidad para dar asistencias pegado a la línea de cal. En defensa se muestra voluntarioso y trata de cubrir con su fondo físico los huecos que deja al colmar su vocación ofensiva, pero otorga facilidades a su marcado. Tras debutar en el Benfica, se marchó al Rio Ave, donde retrasó su posición y fue clave tanto en el ascenso como en la posterior permanencia de la modesta entidad en la máxima categoría del balompié portugués.


16. Maicon: 21 años
Joven y espigado central que, a pesar a su edad, se muestra muy solvente en la marca. Aunque es difícil de sobrepasar cuando es encarado, también puede recuperar la posesión del esférico por medio de la anticipación, merced a su buena lectura del juego. Por su envergadura es todo un coloso en el juego aéreo, mostrándose muy seguro en los balones divididos y siendo una referencia en las jugadas a balón parado en ambas áreas. Pero además, posee un buen toque y no se amilana cuando tiene que sacar el balón jugado desde atrás. En su país natal jugó primero en el Cruzeiro y después en el Cabofriense, donde, por su buen rendimiento, llamó la atención de los dirigentes del Nacional de Madeira. Durante su primera temporada en Europa, exhibió un magnífico nivel, siendo pieza clave en la buena campaña realizada por los insulares. Tras observar de cerca sus pasos, el club portuario decidió incorporarle a su disciplina. Hay muchas esperanzas depositadas en este joven zaguero, al que la prensa lusa compara con Pepe y al que se prepara para asumir el mando de la zaga cuando Bruno Alves deje el club, algo que parece que se producirá más temprano que tarde.


18. Nuno André: 23 años
Corpulento central con facilidad para controlar el juego aéreo, mostrándose en muchas ocasiones bastante vehemente en los saltos. Una contundencia que le ayuda a recuperar muchos balones y a no ser superado con facilidad por delanteros veloces, pero que también le hace ver cartulinas con demasiada frecuencia. A veces comete errores tácticos y se olvida de realizar las basculaciones, dejando un espacio entre él y su compañero en el eje de la zaga que puede llegar a ser muy peligroso. Formado en las categorías inferiores del Oporto, acumuló una serie de cesiones a clubes de variado nivel hasta por fin destacar en el Estrela Amadora. Este verano ha regresado al Oporto para, en principio, desempeñar un rol secundario en la plantilla.


20. Tomás Costa: 24 años
Centrocampista que, por su acierto en la toma de decisiones, está capacitado para ejercer las labores de distribuidor de juego ofensivo del equipo. Muy dinámico, siempre se halla en línea de pase gracias a sus constantes e inteligentes movimientos y suele ofrecerse para dar salida al balón desde su propio campo y, así, comenzar la jugada. Un jugador poseedor de un fuerte disparo desde media distancia y un gran desplazamiento de balón, cumple escorado a la banda, desde donde envía precisas asistencias a los delanteros. Su gran pega es que le falta regularidad, ya que, en algunas ocasiones, desaparece del encuentro sin motivo aparente. Tras destacar en Rosario Central, llegó al Oporto con muchas esperanzas, pero lo cierto es que no parece haberse adaptado y no ha gozado de los minutos que deseaba para poder demostrar todo el juego que lleva dentro. La pasada campaña fue utilizado en las segundas partes de los choques e incluso como lateral derecho de emergencia.


26. Prediger: 23 años
Otro producto más de la factoría de los 'cincos' argentinos. Se trata de un mediocentro de corte defensivo, que recupera balones más por disciplina táctica e inteligencia en la interpretación del juego que por despliegue físico. Se coloca de manera correcta para interceptar el pase del rival y, posteriormente, entregar a su compañero con coherencia, sin complicaciones, con la misma simpleza que efectividad. Un buen cabeceador, como así lo atestigua en las jugadas a balón parado. Acostumbra a no perder la posición, aunque a veces se exceda en ello, ya que es muy raro verle atreverse a aparecer por la zona de tres cuartos de campo. Internacional en categorías inferiores con Argentina, debutó y se hizo un nombre en el fútbol sudamericano defendiendo los colores del Colón de su Santa Fe natal. Este verano, tras descartar varias ofertas de conjuntos europeos, llegó a Portugal, pero se ha visto relegado a la suplencia por un coloso como Fernando.

6. Guarín: 23 años
Joven centrocampista que destaca por sus dotes como canalizador del juego ofensivo del equipo. Dotado de un buen nivel táctico, es inteligente y es consciente de la posición de sus compañeros en todo momento. Clarividente en el pase, tiene destellos de gran jugador. Tal vez ése sea su problema, ya que se le presupone mucho calidad tanto en su mente como en sus botas, pero no acaba de mostrarla con regularidad, pasando sin pena ni gloria a lo largo de muchos encuentros. Surgido de la cantera del modesto Envigado FC, destacó sobremanera en la selección 'cafetera' sub-17 que alcanzó el tercer puesto en el Mundial disputado en Finlandia de la mencionada categoría. El Boca Juniors se hizo con sus servicios en forma de cesión y siguió dejando pinceladas de su clase. Entonces decidió dar el salto al viejo continente, enrolándose en las filas del Saint-Etienne. En Francia empezaron a surgir sus problemas, ya que no se adaptó al fútbol galo y se mostraba cada vez más intermitente. Pese a ello, el Oporto apostó por él y, en Portugal tampoco ha conseguido exhibir el nivel que le catapultó a la fama con las selecciones inferiores de Colombia.


8. Valeri: 23 años
Otra de las alternativas que baraja la dirección deportiva del Oporto para cubrir el vacío dejado por Lucho González. Valeri es la brújula del equipo, de esos jugadores que hacen mejores a los que juegan a su lado. A pesar de jugar un poco tirado al costado, lo que le puede venir bien para entrar en el sistema de Jesualdo Ferreira, está capacitado para organizar el juego ofensivo del equipo. Inteligente en la lectura del juego, acostumbra a elegir la opción más beneficiosa para el colectivo, sin pretender alcanzar en ningún momento el lucimiento personal. Siempre en disponibilidad para entrar en contacto con el cuero, aporta en ataque y en defensa, ya que es un jugador sacrificado en la presión. Es un magnífico asistente, pero también puede hacer él mismo los goles, puesto que posee un potente y preciso disparo con la pierna izquierda, ejecutando con acierto las jugadas a balón parado. Salido de la prolífica cantera del Lanús, lleva varios años rindiendo a un nivel altísimo en Argentina y, ahora, quiere hacerse un nombre en Europa, aunque no será sencillo, ya que el Oporto tiene muchos jugadores para sólo tres puestos en la medular.



11. Mariano González: 28 años
Escurridizo e incisivo extremo derecho que es todo un incordio para los zagueros por su dinamismo y por su incesante lucha. No es un prodigio técnicamente, pero puede quebrar más de una cintura con sus recortes secos y ocasionar mucho peligro cuando la defensa rival concede espacios para matar el partido al contragolpe. Además, es oportunista y siempre está en el momento y en el lugar adecuado para aprovecharse de los fallos del rival. Un buen asistente que también no suele dejar el casillero de goles en blanco a lo largo de la temporada, merced al oportunismo ya citado y a su potente disparo desde media y larga distancia. Su primer y único equipo como profesional en Argentina fue el Racing de Avellaneda. Con veintitrés años llegó a Europa de la mano del Palermo. En el cuadro siciliano no pareció acusar el cambio de estilo de juego y realizó dos buenas campañas, llamando la atención del Inter, equipo que consiguió su cesión. En San Siro no gozó de oportunidades y se fue al Oporto, donde se ha consolidado como un futbolista cumplidor.


17. Varela: 24 años
Extremo que llama la atención por su imponente físico. Un hombre de banda cuya característica más llamativa de su juego es la potencia con la que se emplea en casi todas sus acciones. Un jugador capacitado para desenvolverse por ambas bandas, por su capacidad para manejar ambas piernas, al que resulta difícil frenar cuando el conjunto rival concede espacios. Sin embargo, debe pulir su individualismo, que constituye su principal defecto. Considerado una de las mayores promesas del país durante su etapa como juvenil, se estancó en su rendimiento y es probable que su fama viniera acompañada de su fortaleza física en unas categorías en las que ésta juega un papel determinante. Tras destacar en el Casa Pia, llegó al Sporting de Lisboa y, por su juventud, fue cedido a conjuntos modestos como el Vitoria de Setubal o el Recreativo de Huelva sin excesivo éxito. La temporada pasada rindió a buen nivel en el Estrela Amadora y el Oporto consiguió su pase. Pese a partir como suplente ha comenzado en racha la presente campaña, anotando dos goles.

19. Farías: 29 años
Delantero centro a la antigua usanza, sin un gran nivel técnico pero resolutivo dentro del área. Cuenta con un buen juego de espaldas al marco rival y domina el juego aéreo, firmando testarazos de bella factura y posibilitando que su equipo tenga oportunidades de gol en las segundas jugadas. Todo un referente ofensivo, que se muestra infatigable en su lucha con los centrales por conseguir la posición. Es un oportunista del gol y tiene mucha sangre fría a la hora de definir cuando se halla delante del portero. No es el más rápido, pero puede superar a los zagueros cuando hay mucho terreno por delante hasta llegar al marco rival, puesto que vive en la frontera del fuera de juego. Comenzó su andadura en la máxima división del fútbol argentino en el Estudiantes de La Plata, donde tras varios años a buen nivel, llamó la atención del Palermo. Las cosas no salieron como esperaban en Italia y decidió regresar a su país natal, para defender los colores de River Plate. En Buenos Aires se reencontró con el gol y, tras dos años con buenas cifras, volvió a cruzar el charco para defender la elástica blanquiazul del Oporto. En O Dragao pronto se vio eclipsado por Lisandro López, aunque la pasada campaña aprovecha las rotaciones para reivindicar su vocación goleadora. Esta campaña vuelve a ser eclipsado, esta vez por Falcao.

29. Orlando Sá: 21 años
Espigado delantero poderosísimo en el juego aéreo. Su facilidad par ganar los balones por alto le dan una opción más a su equipo, que puede utilizar el juego directo cuando el conjunto rival se cierre atrás y la medular no sea capaz de superar esa barrera con el fútbol de toque. Posee una trabajada musculatura, que unida a su envergadura le hacen destacar en el juego de espaldas a la portería contraria, facilitando las combinaciones con sus compañeros de vanguardia. Concentrado durante los noventa minutos, es un atacante que siempre tiene la portería entre ceja y ceja, realizando inteligentes desmarques que facilitan la labor a los pasadores de su equipo, en especial a los extremos, gracias a su dinamismo dentro del área. Aunque está capacitado para ello, no es un ariete que acostumbre a fijar a los centrales, sino que suele moverse por todo la zona de ataque. Además, es un consumado especialista desde los once metros. Producto de la cantera del Sporting de Braga, fue cedido, para adquirir experiencia, al modesto SC Maria da Fonte. Tras finalizar su cesión, regresó a Braga para debutar en la máxima categoría del fútbol luso. En la pasada campaña, sus números no fueron escandalosos e incluso era habitual verle en el banquillo, pero gracias a sus brillantes actuaciones con la selección sub-21 portuguesa, realizó una prueba con el Chelsea y se ganó el traspaso al Oporto.

2 comentarios:

Willy dijo...

Lo que más me fascina de este oporto es que cada año vende a sus mejores jugadores pero luego no se nota en el rendimiento del año siguiente.Casi la mitad de la selección portuguesa juega o ha jugado en el oporto.Especialmente me gustan mucho Bruno Alves(tardará poco en llegar a un(más)grande) y Falcao,al que ya seguía en River!

Un saludo desde http://futbol-diem.blogspot.com

diego fernandez dijo...

muy buen analisis sigo mucho la liga portuguesa y estoy de acuerdo en que beto deve ser el titular helton es muy irregular.
un saludo desde http://mivisiondelbalon.blogspot.com
visiten y opinen