viernes, 21 de octubre de 2011

LORENZO INSIGNE

Zdenek Zeman siempre ha sido un técnico con una mentalidad diferente a la que impera en el fútbol italiano. Amante del 4-3-3, la defensa en zona y un juego alegre, el técnico checo sorprendió a todos con el modesto Foggia y estuvo muy cerca de conquistar el Scudetto con la Lazio. Sin embargo, en su etapa al frente de la AS Roma se ganó la antipatía de muchos personajes influyentes del Calcio al denunciar casos de dopaje en el país transalpino. “El fútbol tiene que salir de las farmacias” fue la frase que inició su particular via crucis en los banquillos de Italia. Tras once años de peregrinación, decidió volver al lugar que le encumbró como entrenador y tomó las riendas del Foggia. Allí se encontró con Lorenzo Insigne, un joven talento que le encandiló tanto que no dudó en reclamarle para iniciar su nuevo proyecto en Pescara.

Insigne es un veloz mediapunta con gran capacidad de desequilibrio perteneciente a ese grupo de fantasistas tan poco abundante en el fútbol italiano. Habilidoso en la conducción del esférico, domina bien los tiempos de carrera para desbordar a su par con regates secos. Se siente cómodo partiendo desde el costado izquierdo, abriendo el campo para atraer a su marcador y dejarle atrás con una fantástica diagonal que le permite moverse libre de marca en posiciones interiores. Excelentemente dotado a nivel técnico, posee un gran manejo del cuero y es muy difícil de frenar cuando encara merced a su salida por ambos perfiles tras el regate.

Excelente en el golpeo, asiste con precisión a balón parado y sus disparos desde fuera del área son una amenaza para los guardametas rivales. Endeble físicamente, aunque protege bien el cuero, su escasa estatura le hace sufrir en el cuerpo a cuerpo con los zagueros. Atesora una buena visión de juego y está más que capacitado para batir con envíos en profundidad la última línea de presión, pero le falta algo de presencia a lo largo de los noventa minutos. Osado y muy vertical, en ocasiones abusa de la conducción del esférico y peca de individualismo, mostrándose precipitado en la toma de decisiones. Un jugador dinámico, que la pide tanto al pie como al espacio en busca de ofrecer variantes al juego ofensivo de su equipo. Oportunista y con olfato goleador, demuestra mucha frialdad en la definición.

Nacido el 4 de junio de 1991 en Frattamaggiore, Lorenzo Insigne pronto empezó a deleitar a los técnicos de las categorías inferiores del SSC Napoli. Vistiendo la elástica partenopea soñaba con llegar a debutar en San Paolo y triunfar en el escenario donde forjó su leyenda el gran Diego Armando Maradona. Así, fue quemando etapas hasta llegar al conjunto primavera. Allí, el pequeño trequartista llamó la atención de todos los clubes italianos con su visión de juego, sus jugadas inverosímiles y su acierto de cara a puerta.

Los grandes equipos del país se interesaron por él, pero la entidad presidida por De Laurentis, consciente del potencial de Lorenzo, se negó a cualquier tipo de negociación. En reconocimiento a su gran rendimiento con el conjunto filial y como muestra de confianza de cara al futuro Walter Mazzarri le dio la oportunidad de debutar en Serie A en un encuentro frente al Livorno. No tuvo tiempo ni de entrar en contacto con el esférico pero fue un gesto simbólico, un guiño que el técnico de Livorno le hizo a la joya del entramado juvenil del club.

El campeonato Primavera ya se le quedaba pequeño pero aún tenía poca experiencia para competir en igualdad de condiciones con los atacantes del primer equipo napolitano. Ante esa tesitura, se acordó su cesión al Cavese para acumular minutos que le ayudasen a continuar con su progresión. Allí fue adquiriendo experiencia y madurez, dos atributos que le vendrían muy bien en su siguiente campaña. En el verano de 2010 se volvió a marchar de Nápoles de nuevo a préstamo, esta vez a Foggia.

SALTO DE CALIDAD DE LA MANO DE ZEMAN
En la región de Apulia se encontró con Zdenek Zeman, un hombre clave en su crecimiento futbolístico. Con el preparador checo el joven napolitano experimentó una gran mejoría en el apartado táctico y dio rienda suelta a todo su olfato goleador. Con diecinueve dianas se convirtió en la pesadilla de todas las defensas de la Lega Pro y se ganó a pulso la llamada del combinado nacional sub-20. Regresó con argumentos para hacerse un hueco en la primera plantilla partenopea, pero no se produjeron salidas en la parcela atacante y la joven perla tuvo que emigrar una vez más.

Decidió subir un peldaño más y se enroló en las filas del Pescara, conjunto militante en la Serie B italiana. Allí ha vuelto a coincidir con Zeman y el binomio parece seguir funcionando con éxito. El equipo ocupa posición de play-off de ascenso e Insigne sigue maravillando cada vez que salta al terreno de juego. Atraviesa un dulce momento que le ha llevado a dar el salto a la selección sub-21, combinado en el que también ha mostrado su acierto de cara a la meta rival.

“No veo por qué no está preparado para el Napoli” afirma su mentor checo añadiendo que Insigne “me gusta porque es joven y muy bueno, veo jugadores peores que él en la selección absoluta en estos momentos”. Comparado frecuentemente con Giovinco por sus similitudes en la estructura física, Manchester City, Arsenal e Inter ya han preguntado por él. Incluso el Udinese pretendió hacerse con sus servicios este verano aprovechando la venta de Inler a la escuadra napolitana. Ante esta avalancha de ofertas, Alberto Bigon, director deportivo del SSC Napoli, fue tajante declarando a Lorenzo como “intransferible”. En el club confían en él y el jugador ama al equipo de su ciudad. Si las cosas siguen su cauce, San Paolo tendrá un ídolo forjado en la casa.
http://www.youtube.com/watch?v=qFtQvKgYYmU

2 comentarios:

Ismael dijo...

Gran artículo!
Ha la Azzurra últimamente le falta imaginacion, haber si este jugador responde a las espectativas creadas.
Un saludo!

YaiL26 dijo...

amigio mio crees que pueda publicar este reportaje en nuestro blog ???
.http://calcionapolienespanol.blogspot.com/
ESPERO TU RESPUESTA GRACIAS =D