domingo, 2 de junio de 2013

TONNY VILHENA


Hay resultados que, por su excesiva dureza, marcan un punto de inflexión en el devenir de un club y plantean la necesidad de establecer cambios en el organigrama deportivo en aras de evitar un pronunciado bache deportivo que amenace el equilibrio institucional. El bochornoso 10-0 encajado por el Feyenoord en el feudo del PSV a finales del año 2010 desató todas las alarmas dentro de una hinchada otrora acostumbrada a pelear incluso por títulos a nivel continental. Aunque la temporada no parecía la más halagüeña por las contundentes derrotas cosechadas en la primera vuelta, Mario Been logró evitar el fantasma del descenso y comenzar a ofrecer minutos a los jóvenes talentos del club en un clima de máxima tensión. Al finalizar aquel curso futbolístico fue reemplazado en el banquillo por Ronald Koeman, el hombre elegido para guiar un nuevo proyecto dirigido por Martin Van Geel en el que la cantera iba a tener un protagonismo preponderante ante las dificultades económicas.

Aprovechando la prolífica academia del conjunto de Rotterdam, se pasó de luchar por la permanencia a soñar con levantar el título de campeones de la Eredivisie en un lapso de tiempo inferior a un año. Un notable incremento en el rendimiento deportivo que otorga más mérito al cambio de rumbo conducido por el ex zaguero al tener en cuenta el destacado papel que tuvieron el elevado número de jugadores procedente de los escalafones inferiores del club. La mejor recompensa para esos pilares en la buena marcha del equipo fue la convocatoria para la selección absoluta, un premio que se ha vuelto a repetir en la presente temporada. Si Louis Van Gaal reclutó desde sus primeros días en el cargo a puntales feyenoorders como De Vrij, Martins Indi o Clasie, el último en sumarse a su proyecto de regeneración oranje ha sido otro diamante de la escuadra de De Kuip, el talentoso centrocampista Tonny Vilhena.

Vilhena es un mediapunta reconvertido a centrocampista que explota la llegada desde segunda línea. Nace como jugador de tres cuartos, pero desde su llegada al profesionalismo encuentra su posición más habitual en el interior izquierdo de una medular formada por tres efectivos. Dinámico, busca constantemente el contacto con el esférico y demuestra su desparpajo descolgándose frecuentemente para llegar al balcón del área y probar fortuna con su duro disparo desde media distancia. Atesora un gran nivel técnico y demuestra facilidad asociativa, pero a pesar de generar ventajas interactuando con sus compañeros de ataque tiende más a la verticalidad que a la horizontalidad. La naturaleza de su juego es simple elección derivada de sus condiciones físico-técnicas. Es potente y bate líneas de presión en conducción sin excesivas dificultades. Opta por llegar al área empleando la vía rápida, lo que no significa que esa decisión sea siempre la más acertada.

Instintivo para atacar los espacios, aunque la tendencia de Ronald Koeman ha sido retrasar su posición para implicarle en la creación de juego, Tonny se siente como pez en el agua cerca del área rival. Huye de la circulación de balón tediosa y siempre busca otorgarle fluidez a través de paredes y demás combinaciones rápidas, aunque aún denota tintes individualistas que le provocan pérdidas peligrosas. Bien formado en el apartado técnico, adereza su educado pie izquierdo con unas buenas condiciones físicas que le permiten elevar el ritmo de su juego. Lejos del estereotipo de zurdo elegante que destaca por su impacto visual moviéndose por detrás de los delanteros, explota la potencia de su carrera para agitar el entramado defensivo rival. Capacitado para el cambio de ritmo, su demoledora conducción le permite ir de área a área sin dificultades aprovechando los desajustes del rival cuando éste tiene la mayoría de sus efectivos en posiciones adelantadas.

Inteligente en los controles, se orienta de forma correcta y aprovecha su explosividad en la arrancada para eludir sin dificultades la presión de su marcado. Su manejo del cuero es el primer paso para dominar la jugada. Recibe y no tarda en alzar la cabeza para diseñar el ataque, combinando la precisión en el pase corto con la visión de juego para batir líneas a la espalda de los zagueros cuando porta el cuero en posiciones avanzadas. Hábil en el manejo del esférico, domina el timming de pase para retener el esférico y enviarlo a la espalda del lateral rival para ofrecer profundidad por el costado izquierdo. Dotado de un excelente regate corto que le permite aventurarse en complicadas jugadas individuales, en el balcón del área no se lo piensa dos veces. Control rápido y golpeo seco para no ofrecer al guardameta rival la oportunidad de prepararse en su estirada. Defensivamente peca de indisciplina táctica, roba por presencia física, lo que le induce al error en sus entradas y a la falta de frescura en los tramos finales del encuentro. Certero ejecutor de las jugadas a balón parado, es una joya que lucha por consolidar la regularidad de su juego cuando su carrera da sus primeros y brillantes pasos.

Nacido el 3 de enero de 1995, de padre angoleño y madre holandesa, Tonny Emilio Trindade de Vilhena llegó al mundo en la localidad de Maasluis. Allí dio sus primeros pasos de su trayectoria futbolística enrolado en las filas del modesto VDL de su región natal. Su zurda, repleta de precisión y no exenta de potencia, llamó la atención del Feyenoord y a los ocho años llegó a Rotterdam para ingresar en una de las canteras de los Países Bajos. Fue escalando peldaños en la cantera del club con la esperanza de triunfar algún día en el primer equipo como lo estaba haciendo por aquel entonces Robin Van Persie, otro zurdo forjado en el organigrama juvenil de la entidad.

Siempre un paso por delante, enfrentarse a rivales que le superaban en edad no fue impedimento para destacar sobre el rectángulo de juego y supuso un buen reclamo para recibir la llamada de los encargados de gestionar el vivero de talentos de la federación holandesa. Albert Stuivenberg, seleccionador sub-17, le reclutó para el Europeo de la categoría y le ofreció los mandos de un equipo que arrasó al combinado alemán en la final disputada en Novi Sad. Un éxito que aquella generación, plagada de jugadores formados en la academia feyenoorder no podría repetir meses más tarde, cuando en el verano de 2011 fracasaron estrepitosamente y fueron eliminados del Mundial juvenil en la fase de grupos.

LA MADUREZ OCULTA LA FECHA DE NACIMIENTO
Sin tiempo para lamentarse por el sabor amargo vivido con la casaca oranje, Tonny continuó con su meteórica carrera hacia el primer equipo del Feyenoord. Su estreno como profesional se produjo a inicios de 2012 y, desde ahí final de la pasada campaña, comenzó a integrarse en la dinámica del conjunto dirigido por Ronald Koeman sumando algunos minutos e incluso una titularidad en el decisivo encuentro frente al Twente por la segunda plaza. Con el traspaso del veterano El Ahmadi al Aston Villa este verano, Vilhena fue el elegido para llenar el vacío dejado por el marroquí en la medular. Antes de eso, había conquistado su segundo cetro continental en categoría sub-17 con una actuación más discreta que en la edición anterior, pero demostrando la sangre fría necesaria para anotar el último lanzamiento desde los once metros en la igualada final con los germanos de nuevo como enemigos.

Comenzó la presente temporada desde el banquillo, pero una vez superada la primera decena de jornadas recibió la titularidad y se aferró a ella a base de excelentes actuaciones que han atraído la atención de las escuadras más poderosas del continente. “Lo compararía con Steven Gerrard, él también tiene esa gran habilidad de ir de área a área” afirma su compañero Boetius, otra de las revelaciones del curso en De Kuip hasta su lesión. “Es dinámico, lucha y aparece en fase de llegada, no sólo es muy fuerte técnicamente, es un Seedorf zurdo” señala Graziano Pellè, máximo artillero del Feyenoord en gran medida gracias a las asistencias del talentoso centrocampista de origen africano. Ya citado por Van Gaal para los últimos compromisos de la selección absoluta, a pesar de no llegar a la veintena ya ha disputado varios encuentros con el combinado sub-21 y es más que probable su presencia en el Europeo de la categoría que se disputará el próximo mes en Israel. Una buena actuación en el país hebreo sería el trampolín definitivo hacia la élite del fútbol continental.



2 comentarios:

Amor Sevillista dijo...

Os informo que ha dado comienzo la III Edicción de Premios "AMOR SEVILLISTA".

Espero tu participación.

Saludos.

Marc Calduch dijo...

La verdad es que pinta muy bien este futbolista de la productiva cantera del Feyeenord. Gran camada de centrocampistas esta sacando Holanda junto con Van Ginkel, Strootman, Maher y compañia.

Un saludo desde Caviar de Futbol